sábado, 10 de septiembre de 2011

LECTURA: "Guía de campo de las estrellas y los planetas de los hemisferios norte y sur"

Tremendo título para tremendo libro.

Cuando alguien me comenta que le gustaría introducirse en el mundo de la astronomía y me pregunta por dónde empezar, la respuesta es clara: - Lo primero que hay que hacer es comprarse un planisferio y con la ayuda de alguien que ya sepa de que va la historia, intentar identificar las estrellas y las constelaciones que podemos observar en la bóveda celeste en las distintas estaciones del año. Hecho esto, el siguiente paso sería adquirir unos prismáticos de prisma porro, preferiblemente unos de 7x50 o de 10x50 y el libro que nos atañe en esta entrada.

Este es el mejor libro de astronomía que se haya escrito para todo aquel que quiera iniciarse en el mundo de la astronomía, pero no solo eso, cualquiera que necesite un buen atlas para hacer observaciones por ocular con pequeños telescopios o prismáticos, con un montón de información que le permita entender todo lo que está viendo, tiene en este libro un fiel compañero.  Hoy en día, subo a observar con mi telescopio, ordenador, cámaras, todo muy sofisticado y aún así, este libro siempre me acompaña.

Las ediciones primeras me gustan más que las últimas que han sacado, pero todo es cuestión de gustos. Su aspecto es de diccionario de bolsillo y es muy práctico de manejar. Yo tengo una segunda edición de 1990 en tapa dura con mapas estelares de Wil Tirion.
 
 
El libro está escrito por Donald H. Menzel y Jay M. Pasachoff y lo edita Ediciones Omega S. A.
 
 
Describiéndolo, comienza con una introducción que te permite aprender a localizar las constelaciones y las estrellas. En el capítulo 3 tenemos los mapas a modo de planisferio para cada época del año y en el capítulo 4 y el 6 nos enseña qué son los distintos objetos que podemos observar en la bóveda celeste, qué son las estrellas, nebulosas, galaxias, etcétera; en el capítulo 5 nos habla de las constelaciones e incluso nos enseña un poco de mitología clásica y en el capítulo 7 empieza el atlas detallado de cada región del cielo, este capítulo ocupa casi el grueso del libro. Luego, del capítulo 8 en adelante, lo que encontramos es el Sistema Solar: La Luna (con cartas de su superficie), los diferentes planetas, cometas, asteroides, El Sol. Por último las diferentes lluvias de estrellas a lo largo del año y un montón de efemérides de estrellas y catálogos de objetos no estelares. Además, al final, tenemos un pequeño apartado que nos explica el funcionamiento de los diferentes telescopios.

Si a este libro lo acompañamos de un atlas más minucioso como podría ser el Uranometría 2000, tenemos de esta manera cubierta la guía de la bóveda celeste.

2 comentarios:

Juan de Dios dijo...

Yo tengo este libro,pero el mio está destrozado de tanto usarlo,un día de estos compraré la última edición.

Jorge dijo...

A mí me pasa como a tí, tengo una edición antigua totalmente destrozada.

Como tú, yo tuve la intención de comprarme la nueva versión, pero un astrónomo amigo me la enseñó y para mí no fue lo mismo, no sentí la sensación tan especial que me daba la edición antigua, llámame nostálgico.

Espero que además de romperlo lo hayas disfrutado tanto como yo. Considero que este libro con unos prismáticos o un pequeño refractor pueden darnos unas noches de astronomía maravillosas.